Uncategorized 31

Enfermedades cardiovasculares y factores de riesgo

Las enfermedades cardiovasculares (ECV) son un grupo de trastornos que afectan al corazón y los vasos sanguíneos, incluyen a las cardiopatías coronarias, la enfermedad cerebrovascular y las cardiopatías congénitas (malformaciones del corazón presentes desde el nacimiento), entre otros. Son la principal causa de muerte en todo el mundo.

tvsana agradece a Paradigma PEL Comunicación

Las enfermedades cardiovasculares (ECV) son un grupo de trastornos que afectan al corazón y los vasos sanguíneos, incluyen a las cardiopatías coronarias, la enfermedad cerebrovascular y las cardiopatías congénitas (malformaciones del corazón presentes desde el nacimiento), entre otros. Son la principal causa de muerte en todo el mundo.

Los ataques cardíacos y los accidentes cerebrovasculares (ACV o stroke) suelen ser eventos agudos causados por un taponamiento en las arterias que impide que la sangre fluya al corazón o al cerebro. La causa más común es la acumulación de depósitos grasos en las paredes internas de los vasos sanguíneos. Los ACV también se pueden deber a hemorragias de los vasos cerebrales o coágulos de sangre.

La enfermedad cardiovascular ya no se considera una enfermedad que afecta sólo a los hombres. Los estudios han demostrado que después de la menopausia, las mujeres tienen un mayor riesgo de sufrir una enfermedad del corazón, debido a la disminución de los niveles de estrógeno (hormona femenina que protege al corazón manteniendo elevado el valor de HDL -“colesterol bueno”- y bajo el de LDL -“colesterol malo”-. Una de cada cuatro mujeres mayores de 65 años sufre de algún tipo de enfermedad cardiovascular.

Los principales factores de riesgo asociados con las cardiopatías coronarias y los accidentes cerebrovasculares (ACV) son el consumo de tabaco, de alcohol, la hipertensión, el colesterol alto, la obesidad y el sedentarismo.

Muchos de los factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares provocan en el largo plazo ateroesclerosis, es decir, al estrechamiento y engrosamiento de la luz de las arterias. La ateroesclerosis se desarrolla durante años sin causar síntomas y puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo (si se produce en las arterias del corazón, se la conoce como enfermedad coronaria).

La ateroesclerosis es una afección en la cual se deposita material graso (colesterol y otras sustancias) en la pared de las arterias. Este material se vuelve más grueso y se endurece formando placas, que pueden bloquear el flujo sanguíneo. Así, si la luz de las arterias coronarias se estrecha, el flujo de sangre al corazón puede disminuir o suspenderse. También puede ocurrir que se desprendan partes de la placa y viajen hasta vasos sanguíneos más pequeños, bloqueándolos, en ambos casos se puede generar un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular.

La hipertensión es uno de los factores de riesgo para los ataques cardíacos y el mayor factor de riesgo para el accidente cerebrovascular. Puede prevenirse y tratarse con éxito si es diagnosticada a tiempo y se cumplen las recomendaciones médicas.

Niveles anormales de lípidos en la sangre como el colesterol total alto, triglicéridos elevados, colesterol LDL alto (“colesterol malo”) o colesterol HDL bajo (“colesterol bueno”), aumentan el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. Si se lleva una dieta saludable, se realiza ejercicio y, cuando ha sido prescrita por un médico, se toma la medicación indicada se puede modificar el perfil de lípidos sanguíneo.

Los niveles de colesterol en sangre, que indican la cantidad de lípidos o grasas presentes en ella, se expresan en miligramos por decilitro (mg/dl). Se recomienda un nivel de colesterol total (toma en cuenta los valores de HDL, LDL y triglicéridos) inferior a los 200 mg/dl. Entre los 200 mg/dl y los 239 mg/dl, se considera un valor “limítrofe” y es aconsejable reducirlo. Un nivel de 240 mg/dl o más se considera elevado y es necesario tomar medidas para reducirlo, ya que se duplica el riesgo de padecer una enfermedad coronaria. Padecimientos o factores de riesgo concomitantes, como diabetes, pueden exigir niveles de lípidos más estrictos.

El colesterol HDL se denomina “colesterol bueno” porque sus niveles elevados (60 mg/dl o más) reducen el riesgo cardiovascular y las personas con niveles bajos de HDL (menor de 40 mg/dl para los hombres y de 50 mg/dl para las mujeres) tienen un mayor riesgo cardiovascular.

Los cambios en el estilo de vida esenciales para aumentar un nivel bajo de colesterol HDL son adelgazar (en caso de sobrepeso), dejar de fumar y aumentar el nivel de actividad física.

Los niveles elevados de colesterol LDL, o “colesterol malo” aumentan el riesgo de padecer un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular. Se considera óptimo un nivel de 100 mg/dl o menos de LDL; entre 130 y 159 mg/dl, es el límite; y más de 160 mg/dl es elevado.

Hay varios medicamentos para reducir los niveles de colesterol LDL (“malo”). Uno de ellos, las estatinas han demostrado disminuir el riesgo de padecer un ataque cardíaco o cerebral y la necesidad de realizar un bypass coronario o una angioplastia. En todos los casos, el tratamiento farmacológico debe completarse con dieta y ejercicio. La estrategia de administrar tratamiento combinado para reducir el colesterol por dos vías ha mostrado ser útil, tal es el caso cuando se añade ezetimibe ?un inhibidor de la absorción del colesterol? a una estatina.

La obesidad aumenta las probabilidades de adquirir otros factores de riesgo cardiovascular, como hipertensión, niveles elevados de colesterol en sangre y diabetes. El índice de masa corporal (IMC), que se calcula dividiendo el peso de una persona por el cuadrado de su altura (IMC = kg/m2), es un indicador para medir los niveles de obesidad. Según el Instituto Nacional de los Pulmones, el Corazón y la Sangre de los Estados Unidos (NHLBI), una persona tiene sobrepeso si tiene un IMC superior a 25 y se considera obesa si la cifra es superior a 30.

                   

Regístrate y Obtén Beneficios

Regístrate

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

“Reduzca el consumo de sal”

Dr. Diego Montes de Oca
MN: 84881

Quiero recibir notificaciones de...