Los especialistas aseguran que el hablar de esta patología, ya sea en contextos de confianza o en situaciones más públicas, genera que se reduzca la estigmatización que existe acerca de la depresión.

El Día Mundial de la Salud, una fecha creada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) con el objetivo de contribuir a la concientización de una enfermedad distinta cada año, en el 2017 corresponde a la depresión.

Bajo el slogan ‘Hablemos de depresión’, la OMS busca trabajar sobre una patología que, como muchas otras enfermedades mentales, conlleva una importante estigmatización no solo a quienes la padecen sino a todo su entorno familiar, provocando que no se hable de ella, que se minimice, y que no se acuda en busca de asistencia profesional. Por esta razón, se busca poner a la depresión en el centro de la discusión, con el objetivo de motivar a quienes conviven con esta enfermedad a que se animen a buscar ayuda y que no sientan temor por la percepción de los demás.

La depresión es un desorden mental que afecta a personas de todas edades, condiciones sociales y en todos los países. De hecho en el mundo, entre 1990 y 2013, el número de personas que sufría depresión y/o ansiedad subió casi un 50%. Hoy, cerca del 10% de la población global está afectada por una o ambas condiciones.

En opinión del Dr. Sebastián Laspiur, Consultor Nacional de Enfermedades No Transmisibles para OPS/OMS, la Argentina no escapa a esta realidad: “un 16,3% de quienes participaron en la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo de 2013 refirió estar ansioso o deprimido, siendo las mujeres las más vulnerables a los indicadores de deterioro de calidad de vida. Mientras que los jóvenes también componen otro grupo clave a abordar en esta problemática. La Encuesta Mundial de Salud Escolar de Argentina de 2012 reveló que el 27% de la población entre 13 y 16 años se sintió tan triste o desesperado que dejó en algún momento de hacer sus actividades cotidianas”.

Según la OMS, la depresión es una enfermedad mental que se caracteriza por la sensación de tristeza persistente, la pérdida de interés por todo tipo de actividades y la incapacidad de realizar tareas cotidianas y se la considera desde un plazo mínimo de dos semanas. Entre los objetivos de esta campaña, que tiene validez durante un año, está impulsar un conjunto de actividades específicas, accesibles y eficaces para hacer frente a la depresión. “Estas medidas buscan una mayor concientización y poder prevenir la enfermedad, diagnosticarla y tratarla, promover la articulación de regiones y actores y estimular la ciudadanía saludable”, enfatizó la Dra. Alderete.

La depresión provoca angustia mental y sufrimiento individual y social; puede generar efectos nocivos en las relaciones del paciente con su entorno, ya sea familiares, amigos, pareja o personas de su ámbito laboral, repercutiendo en la capacidad de las personas para llevar a cabo las tareas cotidianas. “El hecho de que sea una patología que no presenta síntomas visibles, sumado a que en general quienes la padecen no suelen hablar de ella, produce un proceso negativo que repercute en las personas, en ocasiones agravando la situación y aislándolos”, refirió la Dra. Raquel Ferrazzano de Solvey, médica psicoterapeuta, especialista en terapias de avanzada, miembro fundador de la Asociación Civil EMDRIA Latinoamérica.

Los especialistas aseguran que el hablar de esta patología, ya sea en contextos de confianza o en situaciones más públicas, genera que se reduzca la estigmatización que existe acerca de la depresión. De esta manera, se busca establecer a esta enfermedad en el centro de la escena, para que así más personas puedan pedir ayuda y mejorar su estado de salud.

“Afortunadamente, una vez detectada y con el debido tratamiento, la depresión es una enfermedad que puede controlarse y con muy buen pronóstico. Disponemos hoy de una variada gama de medicamentos muy efectivos que nos permiten, acompañados de un abordaje psico-terapéutico, obtener excelentes resultados y lograr la reinserción del paciente en sus tareas cotidianas” concluyó la Dra. Alderete.

Score para sospechar la depresión: Consta de 10 situaciones. Todo aquel que responda en forma afirmativa a más de 3 de las mismas, debería estar alerta y evaluar la necesidad de una consulta.

Score / En los últimos siete días me sucede que:

1.- Estoy triste todo el tiempo

2.- No puedo lidiar con los problemas que se me presentan / me siento abrumado fácilmente

3.- Tengo alteraciones de sueño y/o apetito

4.- Tengo incertidumbre sobre el futuro / el futuro me parece vago e incierto

5.- Nada me parece importante o todo me parece demasiado importante

6.- Tengo sentimientos de culpa

7.- He bajado o subido de peso sin proponérmelo

8.- Lloro fácilmente

9.- Mi deseo sexual ha disminuido

10.- Me sobra el tiempo para hacer todo lo que necesito

“Responder afirmativamente a una o dos de estas situaciones aisladas, no significa que estemos en presencia de un cuadro de ‘depresión’, pero si lo hacemos sobre 3 o más de las alternativas planteadas, sí podría estar indicándolo, en ese caso sería recomendable una consulta con el especialista”, refirió la Dra. Raquel Ferrazzano de Solvey. “Tengamos en cuenta que la depresión es un síntoma de algo más profundo que está produciendo este cuadro”, completó.

De la redacción de TvSana

                   

Regístrate y Obtén Beneficios

Regístrate

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

“Reduzca el consumo de sal”

Dr. Diego Montes de Oca
MN: 84881

Quiero recibir notificaciones de...