Gran parte de la efectividad del tratamiento de la artritis reumatoide depende de un diagnóstico precoz y de comenzar cuanto antes con un tratamiento adecuado. El plan es llegar antes que se instale el daño irreversible.

La artritis reumatoide es una enfermedad crónica que afecta muchos órganos, se la conoce por su afección a las articulaciones ya que es su principal característica.


Esta enfermedad daña cartílagos y erosiona los huesos causando deformidad articular, afecta más frecuentemente a las mujeres y presenta una edad de inicio entro los 35 y 50 años.


Para su diagnóstico habitualmente se requiere de una extracción de sangre e imágenes para evaluar el compromiso articular, y sobretodo un buen interrogatorio y examen físico. Un diagnóstico precoz con su adecuado tratamiento es esencial para una buena evolución.


La artritis reumatoide no tiene cura. Pero con los diferentes tratamientos se intenta controlar la enfermedad, con un buen manejo del dolor y tratar de evitar la deformidad ósea, por lo cual es muy importante comenzar con su tratamiento lo antes posible.

Los medicamentos antirreumáticos, que se los conoce como modificadores de la enfermedad (o sus siglas DMARD) son la base del tratamiento para retrasar su avance y evitar los daños permanentes que genera. Algunos ejemplos son el metotrexate, la leflunomida, la hidroxicloroquina, la sulfasalazina.

Otras drogas modificadoras de la enfermedad son los agentes biológicos, que incluyen, entre otros, al abatacept, adalimumab, etanercept, infliximab, rituximab.


Además el médico para disminuir el dolor puede indicar antiinflamatorios no esteroides, como el ibuprofeno, o usar corticoides, como la meprednisona, pero que por sus efectos adversos se intenta usarlos para controlar los síntomas agudos y por cortos periodos de tiempo.


Se puede recurrir a diferentes intervenciones quirúrgicas cuando no se ven mejorías con los medicamentos y hay mucho dolor con daño articular.
El tratamiento no farmacológico también debe tenerse en cuenta para lograr una buena calidad de vida. Esto incluye acompañamiento con un terapista ocupacional en conjunto con kinesiología o fisiatría para realización de ejercicios acordes que lo ayuden a mejorar su flexibilidad y a fortalecer a los músculos y huesos.


El objetivo de este artículo es concientizar e informar para que pregunten a sus doctores, no reemplaza la consulta médica.


Asesoró la médica clínica Lorena Cirigliano (MN 133.404)

Etiquetas:
                   

Regístrate y Obtén Beneficios

Regístrate

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

“Reduzca el consumo de sal”

Dr. Diego Montes de Oca
MN: 84881

Quiero recibir notificaciones de...